Técnicas de tarjetería: Matting & Layering

Bienvenidos un día más al blog.
En el artículo sobre tarjetería hablé -entre otras cosas- sobre materiales, técnicas y distintos modelos de tarjetería. También expresé mi deseo de empezar a hacer pequeñas reseñas sobre cada una de ellas con ejemplos. Y empezamos, no con una tarjeta propiamente dicha, sino 
con una técnica que nombre muy brevemente en dicho artículo: el "Matting & Layering", 
o lo que es lo mismo (y quizás un poco literal) "revestir y superponer, o poner capas".
Creo que no me equivoco al suponer que no soy la única que cuando vio (o ve) estas dos palabras se quedó en modo "puntos suspensivos" por desconocimiento. Cuando empecé 
a estudiar sobre el tema me dí cuenta 1) del poco material en inglés y 2) de la falta 
de contenido en español. Y no es que la técnica sea totalmente desconocida, extremadamente rara o complicada, simplemente se usan poco los términos, lo que hace difícil su búsqueda.

NOTA. Si alguien ha escrito en español sobre el tema ¡que se de a conocer, porfavor!

¡A lo nuestro! 
Como ya dije anteriormente, esta técnica consiste en dar dimensión (a tal o cual cosa) 
pegando varias imágenes de mayor a menor haciendo capas.
Quién no ha comprado o hecho algún adorno, una decoración 
o un trabajo propiamente dicho siguiendo esta técnica sin saberlo.

El proceso
Lo primero a tener en cuenta es qué queremos hacer y con qué materiales vamos a trabajar.
¿Vas a usar una imagen grande? ¿Pequeña? ¿Un sello? ¿Será un adorno?
Una vez decidido ésto buscaremos los materiales que vamos a necesitar 
y de momento sólo centrados en lo que vamos a superponer.
Yo os voy a enseñar a hacer un trabajo con esta técnica muy sencillo pero que requiere tiempo.
Aprovechando el reto #3 de Vintage Odissey cuyo tema era el "Little Robin" 
decidí usar esta imagen para mi tarjeta (desconozco la autoría de la misma, disculpad). 
Como mi impresora está más muerta que viva fui a una copistería y pedí una copia en A3. 
Olvidé preguntar qué papel iban a usar pero por las pintas era de menos de 180gr. Solución:
antes de empezar a cortar todos los detalles pegamos las imágenes a una cartulina.

Al igual que muchas otras, ésta ya viene con las distintas capas preparadas para cortar. De querer usar una imagen "normal" es tan sencillo como seguir el mismo patrón, osea, imagen base completa y tantos trozos de esa imagen como capas queramos tener. No necesitamos un plotter de corte para hacer este tipo de trabajos pero 
para que quede bien sí será necesario habilidad con 
las tijeras y mucha paciencia. Os recomiendo empezar 
con una imagen más fácil que ésta, con menos recovecos que cortar y partes no tan finitas. Y, por supuesto, 
unas buenas tijeras, y "buenas" no tiene que ser sinónimo de "caro". Yo os recomiendo usar unas tijera de precisión, a ser posible, una especial para Decoupage, Patchwork 
o Fieltro. La que yo utilizo para este tipo de trabajos es 
la Decoupage Schere (11.5cm) de Rayher que en su día compré en Abedulart por 1.78€ (que no se diga). Para los que tengan un plotter de corte os dejo este tutorial.

et voilà!

Una vez tenemos cortadas todas las capas que vamos a usar podemos tintar los bordes. 
Si somos patosos cortando, hacemos picos con las tijeras... sí sería bueno que lo hiciéramos 
para disimular un poco (si es que podemos hacerlo sin romper las imágenes, si no "ajo y agua"). 
Y si ésto te parece agotador, aún queda lo mejor xD
Lo siguiente es pegar todas las imágenes una encima de otra con foam adhesivo. 
Es importantísimo que este material sea bueno porque todo nuestro trabajo va 
a depender de que el foam aguante el peso 
de las imágenes. No voy a dar ninguna marca porque he encontrado foam de buena calidad en los chinos y he comprado de marcas "buenas" que salió malísimo. Así que probad. 
Un tip: una vez peguemos el foam detrás 
de la imagen, ¡aplastadlo! Debemos asegurarnos de que el adhesivo se adhiere perfectamente al papel para que cuando estiremos del protector no se nos mueva o se despegue. También soy de las que rodea todos 
los bordes de la imagen, cortando el foam en trozos más pequeños si hace falta, en lugar 
de atiborrar el centro de la imágen. Y, por supuesto, siempre podemos jugar con el volumen que le vamos a dar a la imagen poniendo un foam más ancho en unas capas y más delgado en otras. Para el fondo de mi tarjeta he usado, además de cartulina blanca de 250gr, un trozo 
de foam con glitter rojo y usé pequeños listones de cartón gris pegados detrás y fijados al foam rojo con silicona caliente para darle aun más volumen a la imagen central.



¡Pues éste ha sido el resultado!
Como no estaba muy segura de como quedaría usé un foam no muy grueso pero una vez terminado veo que hubiera quedado mejor con más volumen entre capa y capa.
Y hasta aquí llegamos hoy.
Muchas gracias por leer hasta el final  ´ ▽ ` )ノ

0 comentarios:

Publicar un comentario